¿Cómo usar generador de ozono en casa?- Trioxy

¿Cómo usar generador de ozono en casa?

usos generador de ozono en casa

Los procesos de desinfección se han ido perfeccionando con los años, fomentando la creación de tecnologías que nos garantizan una limpieza absoluta con la que antes no podíamos soñar. Precisamente por eso, nos obligan a adaptarnos para conocer sus correctas aplicaciones.

Actualmente, las personas utilizan dispositivos como un generador de ozono para purificar el aire que respiran, el agua que toman, eliminar materia vegetal indeseada, bacterias y erradicar olores desagradables de sus casas y de sus vehículos. Debido a esto, resulta importante que entiendas cómo funcionan estos aparatos y las precauciones y recomendaciones a la hora de aplicarlos en el uso cotidiano.
 

No es siempre lo mismo

Los generadores de ozono son fáciles de usar, pero debido a que inciden sobre un gran número de patógenos y de espacios, su utilización no es siempre la misma. Los hedores y los tipos de viviendas son muy diversos; varían los tipos de mascotas, los niveles de humo, si se fuma o no, el tipo de ecosistema, etc., por lo que el tratamiento recomendado va a cambiar dependiendo del contexto que se te presente.

1. Los ozonificadores para espacios chicos y grandes

Los purificadores más comunes emiten unos 700 gramos de ozono cada hora. Estos equipos, que de paso son los más baratos, son también los más seguros. El problema es que al ser tan pequeños y emitir una cantidad de ozono relativamente baja, no son muy efectivos para espacios grandes o para purificar agua.

Si tienes un apartamento, estos dispositivos pueden funcionar, pero si tu casa cuenta con espacios extensos y una tubería larga, vas a necesitar un dispositivo que emita mínimamente 5000 gramos de vapor ozonizado por hora. La ventaja es que va a consumir menos energía, va a realizar una labor más rápida y producirás una desinfección total.

2. Recomendaciones de seguridad

Independiente del tamaño que escojas, los ozonificadores deben aplicarse en espacios libres de personas, animales e incluso plantas. Por fortuna, no tienes que preocuparte del efecto en electrodomésticos o muebles, ya que la vida media de estas moléculas es muy corta y no llega a incidir sobre la materia inerte. Su efecto se da sobre el nivel celular, por lo que debes procurar que no haya ningún ser vivo presente mientras lo aplicas.

3. Tiempo de uso y de espera

Nunca debes usar el ozono por más de doce horas. Es más, con unas cinco en promedio, teniendo en cuenta la altura del techo y el nivel de contaminación, ya debería ser suficiente para que funcione. Más de doce horas podría generar una sobrecarga en el ambiente y hacer que incluso el ozono, que se dispersa con velocidad, se acumule en concentraciones tóxicas. Además, un uso demasiado prolongado puede sobrecalentar el dispositivo, propiciando daños en el mecanismo interno que podrían generar fugas.

4. Facilita la dispersión mediante el uso de ventiladores

Una vez terminada la aplicación del ozono es fundamental que abras las ventanas. Debes dejarlas abiertas al menos un día para que el olor que quede en el hogar sea un aroma fresco y no el hedor medio sintético del ozono. Una técnica que está bien aplicar durante la descarga es el uso de ventiladores. Por un lado, facilitan la distribución del elemento por el ambiente y, por otro lado, reducen su concentración al mismo tiempo que prolongan su utilidad.

5. No es difícil y sus usos son casi ilimitados

Como puedes ver, las recomendaciones que damos no implican un trabajo extenuante o el aprendizaje de muchas cosas. Utilizar el ozono es cada vez más sencillo y práctico, por lo que no deberías dudar en escogerlo si lo que quieres es tener una vivienda limpia y que tu familia tenga todas las garantías de salud.

eBook Todo lo que necesitas saber sobre el ozono

También te va a interesar: ¿Cómo desinfectar tu hogar con ozono?

Abrir chat