julio 2021 – Trioxy

Desinfección de agua potable en casos de emergencia

Saber cómo funciona la desinfección de agua en casos de emergencia puede serte útil para algunas ocasiones extremas. Veamos para qué sirve y cuáles son las ocasiones en las que se debe hacer.

El consumo de agua en situaciones de emergencia

El agua se ha transformado en un elemento presente en nuestro día a día. Por eso, a veces creemos que siempre tendremos un servicio ininterrumpido y no prevemos la posibilidad de que se nos corte el suministro. Sin embargo, sabemos que puede ocurrir esa circunstancia y, si no sabemos cómo reaccionar, podríamos tener serios problemas.

Por ejemplo, en las inundaciones, los tornados o una simple rotura de la tubería de agua, puede ocurrir que no tengas forma de consumir agua potable. Si bien, en esos casos, lo recomendable es que consumas agua envasada, lo cierto es que no todos tienen la oportunidad de comprarla.

Por eso, es fundamental saber cómo puede lograrse la obtención de agua potable. Justamente, algunas aguas residuales pueden tener microorganismos que provocan enfermedades, lo cual se puede percibir en su gusto desagradable. Sin embargo, existen formas de conseguir potabilizarla. Vamos a verlas.

Hervir el agua

La Organización Mundial de la Salud indica que hervir el agua puede ser útil para eliminar distintas bacterias, virus y protozoos que pueden estar presentes en el líquido. Si bien a través de un ozonificador de agua se pueden tratar las aguas municipales, lo cierto es que no siempre se cuenta con este producto.

Por eso, en estos casos, debes evaluar cómo es el aspecto del agua. Si notas que es turbia, deberás filtrarla a través de un paño limpio, como por ejemplo las servilletas de papel. A partir de ahí, necesitas que alcance un hervor que dure, al menos, un minuto. No obstante, dependerá del lugar en el que te encuentres.

Por ejemplo, si te hallas a una altitud mayor de 1000 metros, deberías hervirla durante unos tres minutos, aproximadamente. Una vez que termine, tendrás que dejarla reposando en un recipiente limpio, de forma natural (no en el refrigerador). Si el agua hervida tiene un sabor extraño (no turbio), deberías añadir una pizca de sal.

El uso de la lejía

El agua también puede desinfectarse gracias a la lejía, que seguramente usarás de forma doméstica. Es importante que sea sin olor (es decir, apta para la desinfección e higiene), una información que encontrarás pertinentemente en la etiqueta. Además, debería indicar que tiene un máximo de 8,25 % de hipoclorito de sodio.

Asegúrate que no tenga ningún aroma. Una vez hecho esto, deberás buscar un gotero y la lejía líquida. Esta ha debido estar a temperatura ambiente, al menos, durante un año. En la etiqueta tendrás la información sobre la cantidad de lejía en el líquido, así que deberías tener en cuenta esa tabla.

Una vez hecho esto, tendrás que mezclarlo y dejarlo reposar por media hora. El resultado debería ser un olor muy suave a cloro.

La tintura de yodo

Por último, esta es otra opción, en caso de que no tengas lejía ni quieras calentar el agua. Si tienes yodo, puedes agregar unas cinco gotas de tintura al 2 % por cada litro de agua que busques desinfectar.

En caso de que se vea turbia, debes añadir unas 10 gotas, dejando reposar el agua durante media hora. Una vez que pase ese tiempo, ya estará lista para ser bebida con la seguridad de que habrás matado a las posibles bacterias.

En conclusión, como ves, puedes desinfectar el agua en situaciones extremas gracias a productos que tienes disponibles en tu hogar. No se trata de un proceso difícil. En cualquier caso, ya sabes cómo hacerlo.

También te va a interesar: Métodos eficientes de desinfección de aire contra virus y bacterias

Métodos eficientes de desinfección de aire contra virus y bacterias

Los virus y bacterias en el aire representan una problemática que, usualmente, se aborda en la gestión de espacios cerrados como aviones o ascensores y en industrias. No obstante, con la llegada del virus de la COVID-19 (SARS-COV-2), hemos visto un aumento en la oferta y demanda de sistemas de desinfección de aire y se ha vuelto necesaria la aplicación de estos métodos en hogares. A continuación, te presentamos una revisión y análisis de los 4 métodos más usados y eficientes.

1. Ozonización

El Ozono, también llamado “oxígeno activado”, es un gas natural que puede disociarse sin dejar residuos o rastros, volviendo a ser oxígeno sano tras un periodo corto de tiempo. Un ozonificador de aire funciona capturando oxígeno y convirtiéndolo en ozono mediante ionización conseguida al aplicar voltajes a las moléculas de oxígeno.

Los sistemas ozonificadores de aire son ampliamente usados desde hace varios años, ya que, gracias a su acción desinfectante natural, elimina o inactiva más del 99 % de los virus, bacterias, mohos, hongos, levaduras, esporas, ácaros, etc. Las moléculas de ozono también atacan y neutralizan todo tipo de partículas asociadas a alergias y olores.

2. Desinfección por vía aérea (DSVA)

La desinfección por vía aérea utiliza equipos de nebulización en frío o sistemas de nebulización centralizados que generan una niebla formada por gotas de un tamaño de partícula aproximadamente 30µm. El desinfectante de aire es dispersado en forma de estas pequeñas gotas utilizando aire comprimido.

Esta niebla alcanza todas las zonas posibles al permitir que los principios activos biocidas del desinfectante empleado (amonios cuaternarios, peróxido de hidrógeno, ácido paracético y glutaraldehído) purifiquen el aire circundante y además se depositen en las superficies al formar una delgada película sobre ellas.

3. Luz ultravioleta (UVC)

La luz UVC funciona como germicida frente a los microorganismos del aire. En sus aplicaciones encontramos sistemas de irradiación directa, indirecta o en sistemas de recirculación de aire con sistemas de filtrado mecánico.

Los sistemas a base de luz ultravioleta son eficaces en contra de la contaminación bacteriana y contra patógenos. No obstante, debido a la radiación que maneja, suele usarse en hospitales, principalmente.

4. Purificadores con filtros HEPA

Los sistemas de filtros HEPA son una serie de capas de fibras fabricadas, por lo general, de carbón activo, dispuestas al azar entre sí, que actúan como filtro de un solo cuerpo. Dependiendo del tamaño de la partícula, el proceso de filtración se realiza de cuatro modos distintos: impacto directo, difusión de las partículas, interceptación y tamizado de los cúmulos de partículas. Los sistemas de desinfección con filtros HEPA ayudan a mejorar la calidad del aire y retienen las partículas que pueden llegar a contener el virus. Los filtros HEPA capturan entre un 85 % y 99,99 % de partículas dependiendo del tipo de filtro. Para la instalación de estos purificadores es importante tener en cuenta el número de ocupantes del recinto y calcular los niveles de CO2, ya que el sistema es susceptible de saturarse.

 

¿Cuál es el método de desinfección más recomendado para el hogar, comercio o industrias?

A la hora de escoger un sistema de purificación de aire, se debe tener en cuenta que la desinfección por vía aérea (DSVA) suele saturar el aire fácilmente, inhabilitando las zonas desinfectadas por varios minutos o incluso horas. Así mismo, la exposición prolongada a la luz ultravioleta puede ser perjudicial para la piel y, por último, los filtros HEPA son sistemas que pueden saturarse fácilmente.
La ozonización representa un método natural, amigable con el ambiente, pues no deja subproductos o residuos luego de su producción y no es perjudicial para la salud. De esta manera, lo convierte en tu opción más viable al momento de escoger un purificador de aire.

También te va a interesar: Tratamiento de cultivos hidropónicos con ozonizadores de agua

Tratamiento de cultivos hidropónicos con ozonizadores de agua

Los ozonizadores de agua son sistemas de purificación y eliminación de olores de líquidos y gases. Veamos el efecto que tienen estos sobre los cultivos hidropónicos y los beneficios que les aportan.

La importancia de la calidad del agua en estos cultivos

La hidroponía es un método para cultivar plantas que utiliza soluciones nutrientes minerales, usando únicamente agua, sin tierra. De modo que pueden crecer con tan solo mantener sus raíces en contacto con el agua.

Los investigadores descubrieron que las plantas absorben los nutrientes minerales esenciales como iones inorgánicos disueltos en el agua. En condiciones naturales, el suelo actúa como el depósito de dichos nutrientes. Por ello, es válido afirmar que este por sí mismo no es esencial para lograr el crecimiento de las plantas.

Cuando los nutrientes minerales encontrados en el suelo se disuelven en agua, las raíces de las plantas son capaces de absorberlos. Por ello, cuando se introducen artificialmente en el suministro de agua suficiente para las plantas, ya no se requiere la intermediación del suelo. Prácticamente todas las plantas pueden crecer usando el método hidropónico. Este es también una técnica estándar en la enseñanza e investigación en biología.

Podemos concluir, que el éxito de un cultivo hidropónico dependerá de la calidad del agua que se utiliza para el riego y crecimiento de las plantas. Los parámetros del agua que tienen un impacto directo en el éxito del cultivo son:

  • El nivel de oxígeno. Los niveles bajos limitan el crecimiento de las plantas.
  • El sulfuro de hidrógeno (H2S). Los niveles elevados reducen la efectividad del fertilizante y promueve el crecimiento de bacterias anaerobias.
  • Carga microbiológica. Los niveles elevados de bacterias en el agua compiten con las plantas por los nutrientes. Los patógenos que son consecuencia de la putrefacción dañan la salud del cultivo.

Los beneficios del ozono en el método hidropónico

Estas son las ventajas de usar ozono como apoyo en estos cultivos:

  • Promueve la eliminación del sulfuro de hidrógeno (H2S).
  • Aumenta los niveles de oxígeno.
  • Elimina a los microbios, algas y patógenos generados por la putrefacción, incluyendo el moho, Fusarium y Pythium.
  • Permite el ahorro en fertilizantes.
  • Brinda mayores rendimientos para los cultivos.

Tratamiento con ozono del cultivo hidropónico

Muchos entusiastas del método hidropónico experimentan problemas con la generación de olores, el moho y el polvo que contamina el aire. Una solución que puede corregir el problema es el ozono, el cual, cuando es utilizado adecuadamente, es el método más confiable y efectivo para la eliminación de malos olores y el control de bacterias, virus, hongos, algas y materia orgánica en el agua.

La idea es alimentar ozono al interior del invernadero, sin embargo, muchas personas cuestionan la seguridad de este producto e interiores.

Un error común es asociar el término ozono exclusivamente al problema de esmog y contaminación. Se le menciona siempre cuando se habla de contaminación y del cambio climático. No obstante, no se trata del llamado gas de efecto de invernadero.

Todo lo contrario, es un compuesto que juega un papel importante para proteger la vida en nuestro planeta, ya que absorbe los rayos ultravioletas, que son un tipo de radiación potencialmente dañina.

Este gas se forma naturalmente cuando el aire de la atmósfera se bombardea por la radiación ultravioleta proveniente del sol, aunque también puede producirse artificialmente mediante una descarga de corona de alto voltaje.

Los beneficios del uso del equipo para eliminar los olores y contaminantes, sobrepasan a los inconvenientes del mantenimiento durante las ocasiones en que se apaga el ciclo de funcionamiento del generador y del sistema de ventilación.

Si estás considerando el uso de estos sistemas para tu invernadero hidropónico, el ozono será seguro en tanto se garantice que el equipo se haya instalado y opere adecuadamente dentro del sistema de ventilación.

También te va a interesar: Desinfección de aire: Medidas para un regreso seguro a las oficinas

Desinfección de aire: Medidas para un regreso seguro a las oficinas

Actualmente, el trabajo remoto o desde casa ha sido la solución a nuestros problemas desde que inició la pandemia, y sentimos que es casi imposible retornar a las áreas de oficina, sin embargo, está demostrado que tomando las medidas necesarias podemos retomar nuestra vida con normalidad, siendo la desinfección del aire la más importante de ellas.

Sabemos que pensar en retornar a las actividades laborales suele ser un inconveniente que se presenta reiteradamente en nuestra cabeza, y es entendible, la constante preocupación de si será la decisión correcta y si nos pondremos a nosotros mismos en una situación de exposición ante el Covid-19 de forma innecesaria.

7 medidas que deben ser aplicadas para volver a la oficina de manera segura

1. Ventilación del aire. Es recomendado contar con ventilación natural en los espacios de trabajo como ventanas o extractores que asegurarán que el flujo de aire se encuentre circulando constantemente.

2. Distribución del personal. Se debe modificar el horario de las personas que trabajan en la oficina, dividiéndolos por turnos y asegurándose que el 50% de ellos pueda trabajar de forma remota una temporada y luego alternarlos con el grupo restante.

3. Instalación de filtros y purificadores de aire. Estos pueden ser generalizados o autónomos, y se encargarán de que todo el aire de la oficina se encuentre lo más puro posible, evitando así la propagación de cualquier virus o bacteria.

4. Adecuación de las áreas de trabajo. Los escritorios deberán contar con una pantalla acrílica y un espacio de al menos 2 metros entre ellos, para asegurar de esta forma la reducción parcial o total de los contagios.

5. Limpieza constante y adecuada. Es importante realizar la desinfección del área de trabajo y la oficina en general constantemente, esto con la ayuda de artículos que contengan Amonio Cuaternario de quinta generación, ya que este componente es bien conocido por ser eficaz al momento de reducir la población de virus y bacterias existentes en una superficie.

6. Concientizar al personal sobre las medidas correctas de bioseguridad. Realizar campañas para enseñar a los trabajadores a utilizar los protocolos de seguridad como: el lavado correcto de manos, limpieza del área de trabajo y uso correcto de los materiales.

7. Equipar a todos los trabajadores con el material necesario. Todos  deberán contar con los artículos necesarios para realizar su trabajo correctamente, de esta forma se evitará el compartir objetos y aumentar así la posibilidad de contagio.

Usualmente solemos pensar en los riesgos y peligros que corremos al exponernos a un ambiente compartido, y analizamos de forma excesiva todas las posibilidades negativas impidiéndonos a nosotros mismos contemplar los beneficios que podría aportar regresar al área de trabajo.

Aportes significativos que mejorarían nuestra salud al volver a la oficina:

  • Encontrarse con otras personas manteniendo siempre la bioseguridad en el área de oficinas, socializando y compartiendo durante el día, eleva significativamente el estado de ánimo y mejora el humor.
  • El traslado de ida o regreso de la oficina produce una mejoría significativa en el estado físico de la persona, ya que el simple caminar se considera ejercicio y ayuda a oxigenar el cerebro.
  • Estar en un área compartida bajo la presión de tener que completar el trabajo mejora el rendimiento personal, ya que no cuentas con distractores que pueden estar en tu casa tales como: la cama, la cocina y el celular.

Es importante recordar que a pesar de que el Covid-19 ha estado acechando y sigue siendo un agente peligroso, hemos estado resguardados durante demasiado tiempo y hemos parado nuestra vida privándonos de salidas, amigos y anécdotas. Es por eso que te recordamos que siempre que te cuides y seas responsable, el retornar al trabajo aportará más beneficios que problemas.

También te va a interesar: Factores que influyen en la desinfección del agua

Factores que influyen en la desinfección del agua

Se consideran como desinfección del agua aquellos procesos que surten el efecto principal de la eliminación de organismos patógenos microscópicos logrando prevenir la dispersión de posibles enfermedades producidas por el agua, con solo el hecho de que se realice este procedimiento es un factor necesario y determinante en la calidad de vida y desarrollo integral de las personas.

El procedimiento debe provocar el deterioro permanente de la pared celular de los microorganismos, asimismo la destrucción de sustancias orgánicas en el agua eliminando posibles nutrientes y fuente de alimentación de los indeseables organismos. Dicha técnica es considerada la etapa final del tratamiento del vital líquido para obtener agua potable, pueden realizarse por medios químicos o físicos, son muchas las opciones entre ellos se cuentan con los ozonizadores de agua.

Algunos de los compuestos químicos que se llegan a utilizar son el cloro, dióxido de cloro, hipoclorito, ozono, bromo, iodo, cobre, plata, alcoholes, jabones, detergentes, sales de amonio, peróxido de hidrógeno o distintos ácidos y bases, entre otros. Y por los compuestos físicos se usan generalmente la luz ultravioleta, radiación electrónica, rayos gamma, sonido y hasta calor.

El proceso elegido debe suprimir en su mayoría la variedad de microorganismos sin alterar químicamente la calidad del agua o llegar a presentar algún tipo de toxicidad nociva para el ser humano. Es decir, para que suceda correctamente la descontaminación del agua, dentro del proceso el resultado final debe ser agua limpia y libre de impurezas para la salud humana sin tampoco llegar a tener un sabor desagradable.

Factores a tomar en cuenta para el proceso de desinfección

  • Tiempo de contacto y concentración del desinfectante: Para que un microorganismo sea destruido, la concentración del desinfectante debe ser baja con un tiempo de reacción o de contacto alto, si es al contrario debería suceder la destrucción de igual manera ya que se mantiene el equilibro entre ellos. Para calcular la cantidad del desinfectante que será necesario se utiliza la formula CT = concentración desinfectante x tiempo de contacto, es decir: C (mg/L) x T (min).
  • Eficacia del desinfectante utilizado: Esta tiene que ver con la concentración del desinfectante y el tiempo que toma para destruir los patógenos determinados presentes en el agua.
  • El tipo de microorganismo: Habrá organismos patógenos entre la gran variedad existente de bacterias y virus, que serán más fáciles y menos resistentes para su destrucción que otros.
  • La cantidad de microorganismos: Hay que tener en cuenta que, si es alta la cantidad de organismos microscópicos. estos podrían llegar a multiplicarse, por ello debe ser mayor la concentración del desinfectante a utilizar en este caso.
  • La edad de los microorganismos: Los patógenos jóvenes son más débiles ante la reacción de un desinfectante, todo lo contrario, sucede con las adultas que en su crecimiento desarrollan capas protectoras muy resistentes en su pared celular.
  • El PH del agua: Este puede llegar a intervenir causando reacción en ciertos desinfectantes decayendo en su efectividad.
  • Temperatura: Cuando la temperatura del agua es alta influye produciendo un incremento en la velocidad de la reacción del desinfectante.
  • Las características químicas y físicas del agua: Si se encuentran presentes en el líquido materiales como hierro, sulfuro de hidrógeno y nitratos normalmente reaccionan en contra del trabajo principal de los desinfectantes.

Para finalizar, es imprescindible asegurar para que dicha esterilización sea un éxito que no solo se debe exterminar a los organismos, sino además es dejar en el agua agentes activos para prevenir a futuro la proliferación de patógenos evitando así de nuevo la contaminación del vital líquido.

También te va a interesar: Cómo funciona un generador de ozono para la desinfección de frutas y verduras

Cómo funciona un generador de ozono para la desinfección de frutas y verduras

La desinfección de frutas y verduras es casi obligatoria a la hora de comer, y si las herramientas tecnológicas se suman a mejorar el proceso de limpieza, toca aprovechar. Una de estas herramientas que puede ayudarnos es el generador de ozono, que sirve para desinfectar en su totalidad las superficies, incluso los alimentos…

¿Cómo funciona un generador de ozono?

El generador produce la molécula de ozono de forma artificial a través de una alta tensión eléctrica, que forma también iones negativos.

Esta tecnología se ha expandido en su uso para la desinfección de aire, tratamiento de agua y, además, en la limpieza de frutas y verduras.

De hecho, las propiedades antisépticas que produce el generador de ozono aplican tanto para uso doméstico, quirúrgico e industrial.

Para la desinfección de verduras, vegetales y frutas en casa, bastará con generar agua ozonizada con el dispositivo disponible. Puede ser un generador instalado en toda la red o un ozonizador de agua mixto.

Frente al uso de bactericidas, higienizar las verduras con moléculas de ozono es mucho más eficaz y saludable, una vez que se inicie el consumo de los alimentos.

El uso del ozono es una opción inmejorable para esterilizar las frutas y verduras, sin dejar rastros de desinfectantes que pueden resultar nocivos para nuestra salud

Además, gracias a él puedes eliminar virus, hongos, bacterias y esporas que estén en el ambiente, sin hacer uso de químicos, los cuales pueden generar alergias e irritaciones a todos los habitantes del hogar.

Frutas y verduras durarán más

El usar un generador de ozono en casa hará que las verduras, frutas y vegetales tengan mayor duración. El proceso de putrefacción de estos alimentos se retrasará teniendo la cantidad correcta de la molécula en cuestión.

La recomendación es usar el generador de ozono en el refrigerador, sobre todo, en los lugares donde se resguardan las frutas y verduras. Después de lavarlas y guardarlas, puedes pasar ozono sobre ellas.

El efecto es que se eliminan los gases naturales de las frutas y se genera una propiedad desodorizante que hará que las frutas no pierdan humedad y, por ende, durarán más tiempo conservadas.

5 beneficios de la desinfección de verduras y vegetales

  • La desinfección con ozono de verduras, frutas y vegetales evitará que consumas residuos de contaminantes agrícolas como restos de plaguicidas.
  • Evita que ingieras alimentos que tengan agentes externos de origen microbiano, que puedan resultar en infecciones peligrosas.
  • El lavado de los alimentos de origen vegetal es de suma importancia para evitar contraer parásitos y bacterias que puedan afectar el sistema digestivo.
  • Erradica los malos olores que puedan provenir de los vegetales y verduras cuando inician su proceso natural de descomposición, el cual suele atraer mosquitos y moscas.
  • Esteriliza los vegetales y verduras tras su lavado, de manera que tienes un alto porcentaje de seguridad de que el alimento que vas a consumir está libre de gérmenes.

Si quieres mayor higiene para tus alimentos, también puedes aplicar el ozono a los utensilios de cocina como tenedores, cucharas y platos.

También es recomendable evitar el contacto de las frutas, verduras y vegetales con las carnes durante su proceso de refrigeración, ya que se pueden contaminar y generar malos olores.

La ionización de las frutas y verduras dependerá de las condiciones de temperatura y humedad de la ciudad en que se viva, así como de la cantidad de alimentos que tengan que desinfectar después de comprar.

Es ideal que tengas toda la información del generador de ozono disponible en casa y la cantidad aplicable de la molécula a cada verdura, fruta y vegetal para que el proceso de desinfección sea óptimo.

También te va a interesar: 5 razones para usar generadores de ozono al interior de los vehículos

 

Abrir chat