¿Qué tantos virus y bacterias pueden haber en una oficina?

¿Qué tantos virus y bacterias pueden haber en una oficina?

ozonificador de ambientes en oficina

En todos los sitios que habitamos o visitamos estamos expuestos a gérmenes y bacterias. Nuestro lugar de trabajo, al ser un lugar cerrado, sin ventilación natural y compartido con nuestros compañeros durante una jornada laboral, no escapa a esta contaminación. Algunas zonas de la oficina pueden estar más contaminadas que otras, por lo que un ozonificador de ambientes será tu gran aliado.

 

¿Qué tantos virus y bacterias encontramos en las oficinas?

En las diferentes dependencias de las oficinas se encuentran los virus y bacterias, que son potencialmente dañinos y pueden causarnos infecciones y gripes.

  1. En los pomos de las puertas del despacho o la sala de juntas, frecuentemente hay colonias de bacterias y virus, pues las personas no siempre tienen limpias las manos y se acumulan en las palmas al manipular objetos o al toser. Para solucionarlo, se deben limpiar con frecuencia con un paño humedecido en ozono acuoso.
  2. En el escritorio pasas mucho tiempo de tu jornada laboral, apoyas tus manos, tu almuerzo o bebida, documentos que te traen otras personas, etc. Y aunque el personal del aseo lo limpia, no lo hace con sustancias que retiren todos los gérmenes. Para reducirlos debes mantener un aerosol con ozono y un paño exclusivos para limpiar tu escritorio. Así eliminarás una buena parte de los gérmenes y te protegerás.
  3. Los botones del ascensor son presionados por ti, tus compañeros de oficina, personas de otras dependencias y por los clientes. Se calcula que en ellos habitan patógenos en un 18 % más que en los baños. Si tu lugar de trabajo está ubicado en un piso alto, los ascensores son de uso obligatorio, por lo que deberías cargar un espray con ozono y un paño limpio. Limpia los botones antes de presionarlos, así te estarás protegiendo de posibles contagios.
  4. El teclado y el mouse del computador son los implementos más usados para realizar nuestras labores. Además, solemos comer algún bocadillo encima de ellos, por lo que se convierten en focos de virus y bacterias que pueden provocar infecciones oculares, auditivas o incluso intoxicaciones por alimentos. Debes procurar lavarte las manos antes y después de usar tu teclado, no comer encima de él y limpiarlo varias veces cada día con un desinfectante efectivo como el ozono.
  5. En las impresoras y teléfonos se reproducen con rapidez los patógenos, por ser elementos de uso compartido; además no se limpian cotidianamente y se vuelven transmisores de microorganismos que causarán irritaciones y enfermedades. El teléfono, además, recibe las gotas de saliva de quienes lo utilizan, lo que aumenta la contaminación.  La solución es que estés pendiente de limpiar estos dispositivos con toallitas desinfectantes con ozono, antes de utilizarlos.
  6. Los baños son sitios donde proliferan los patógenos, por lo que hay que extremar las medidas al utilizarlos. Hay microorganismos en el inodoro, la palanca de vaciar el baño, en las llaves del agua, en los dispensadores de jabón y hasta en los secadores de manos. Los baños deben desinfectarse constantemente. Tú puedes limpiar con ozono y una toalla desechable estas zonas antes de usarlas y bañarte las manos continuamente.
  7. Máquinas de café y utensilios son de uso cotidiano en las oficinas. A la hora de descanso, cuando todos sirven su café, son manipulados, la proliferación de gérmenes se eleva y pone en riesgo tu salud. Debes estar pendiente de la limpieza constante de estas zonas y evitar usar vasos y cucharas expuestos. Mejor si tienes tu pocillo para uso personal y exclusivo.

Todos los cuidados que implementes en tu oficina para reducir el riesgo de contaminación por virus y bacterias están justificados plenamente si de cuidar tu salud y la de los demás se trata. El ozono es un desinfectante rápido y efectivo en la limpieza de superficies.

También te va a interesar: 5 razones para usar un ozonizador en tu negocio

Deja una respuesta

Abrir chat