Recomendaciones para desinfectar tu casa con ozono

Recomendaciones para desinfectar los espacios de tu casa correctamente con ozono

La desinfección de tu hogar es algo que siempre hiciste, pues al fin de cuentas, todos queremos vivir en un espacio limpio y seguro. De todas formas, generalmente, habrás usado métodos que no resultan efectivos y que no limpian adecuadamente. Desinfectar con ozonificadores aparece como la mejor manera de tener una casa completamente libre de virus y bacterias, a la vez que reduce el tiempo y los gastos que empleamos a la hora de hacer estas tareas.

 

Una manera rápida de cuidar a tu familia

El ozono es una molécula que se administra mediante un generador, el cual es capaz de extraerlo del aire y, mediante el uso de agua fría, devolverlo al ambiente en forma vaporosa. Su aplicación ha demostrado ser efectiva en cualquier tipo de espacio, al mismo tiempo que ha logrado superar todas las pruebas de seguridad que la industria exige. Es importante que sepas cómo aplicarlo, pues siguiendo ciertos lineamientos vas a conseguir que tenga una efectividad superior.

1. No desinfectes más de lo necesario

El ozono no dura mucho antes de convertirse en oxígeno, por lo que no representa un riesgo para la salud, siempre y cuando uses las mascarillas protectoras al momento de la aplicación. Igualmente, debido a que su uso representa una eliminación absoluta de los distintos patógenos, aplicarlo cada semana es un exceso y podría afectar, mínimamente, la durabilidad de ciertos objetos metálicos.

2. Recuerda usar pequeñas dosis para desinfectar alimentos

Su uso sobre material orgánico, especialmente frutas y verduras, ha demostrado tener una efectividad sorprendente. No afecta la consistencia de los alimentos y los libera de agentes externos que pudieron haber quedado encima de ellos. Asimismo, es una manera de ahorrar agua y de consumir estos alimentos vegetales sin necesidad de intervenirlos.

3. No mezcles el ozono con otros elementos de limpieza

El ozono funciona de maravilla por sí mismo, entonces no es necesario hacer que se mezcle con lavandinas u otro tipo de detergentes. Asegúrate que antes de limpiar cualquier espacio este no tenga jabón o algo por el estilo. El ozono funciona mejor cuando tiene contacto directo con la materia biológica. Estos elementos de limpieza pueden operar negativamente.

4. Aplica la misma cantidad y duración recomendada en todos los espacios

Dependiendo del generador con el que cuentes va a existir una duración y cantidad de regado determinada, la cual está calculada en función de erradicar al cien por ciento a los patógenos. Este tiempo, por lo general, no es superior a los diez segundos por un área específica y, el mismo generador, se asegura de producir la cantidad adecuada. De todas formas, es importante que no pases la manguera por menos tiempo y que el dispositivo esté programado para producir el ozono a la concentración correcta.

5. Haz una limpieza general de todo el hogar

Por su rápida acción y desintegración, el ozono no afecta la durabilidad de los materiales sobre los que se aplica a menos que lo uses, como ya se dijo, una cantidad de veces excesiva. Sirve para limpiar la cocina, el auto, la sala, el tapete y las paredes. Esto significa que, para alcanzar su mayor efectividad y evitar que las bacterias vuelvan a reproducirse, debes hacer una limpieza general de todos los espacios que consideres fundamentales. Igualmente, recuerda que haciendo esto no vas a tener que volver a limpiar así, sino hasta dentro de varios meses.

 

El ozono es seguro y fácil de usar

Hoy en día, este medio puede estar al alcance de tu mano. Solamente hace falta que tengas tu propio generador y listo, ya puedes empezar a ver los resultados. No esperes más para darle a tu familia la salud y limpieza que merecen.

 

También te va a interesar: Usos del ozono en la industria hotelera

 

Abrir chat